Diego Buendía, artífice del Quijote en 17.000 tuits, con la Sociedad Cervantina del lugar de don Quijote

Diego 1.jpgEl informático prejubilado Diego Buendía, ha sido el artífice de poner en marcha el proyecto «El Quijote en 17.000 tuits», consistente en la creación de un algoritmo que fuese capaz de trocear el Quijote en ese mismo número de fragmentos de 140 caracteres de  largo cada uno  pero con pleno sentido en sí mismos.

http://quijote17000.es/

Además ha tenido que hacer la correspondiente planificación para que de forma automática se produjese el tuiteo de un mensaje cada hora. Diego comenzó con esta aventura hace 18 meses y está a punto de finalizarla.

Para ello ha elegido Alcázar de San Juan, ciudad que nosotros creemos es el Lugar de don Quijote, el lugar del que son vecinos  Alonso Quijano y Sancho Panza, lugar desde el que salieron en busca de sus diferentes aventuras y al que regresaron ambos y en el que don Quijote se volvió cuerdo para finalmente morir.

Mañana  a las 12:00 de la mañana y desde el grupo escultórico de don Quijote y Sancho Panza en la plaza de España, lanzará su tuit número 17.000 y último, dando por finalizada esta magnífica aventura.

Diego 2.jpg

 

La Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote ha recibido a este ilustre visitante y ha compartido con él sus primeras horas en Alcázar de San Juan, comprobando  que su persona atesora importantes virtudes, siendo además un grandísimo conversador.

Desde la Sociedad le damos la bienvenida a Alcázar de San Juan, felicitamos a Diego por su importante contribución a la divulgación de la obra de Cervantes (objetivo en el que concuerda con nuestra asociación) y le deseamos toda clase de éxitos futuros ya que tiene  en la mente nuevos e importantes proyectos relacionados con el mundo de los libros y de la informática.

Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote

 

Cervantes, Don Quijote y La Mancha 6: Cervantes Soldado

CERVANTES, DON QUIJOTE Y LA MANCHA
1456925022_081091_1456925793_noticia_normal
Seguimos conociendo la vida del escritor universal. Su paso por Italia y su participación en la batalla de Lepanto

.
.

En la año Cervantes, la SER sigue conociendo más sobre el escritor universal. Desde el punto de vista del lector, la Sociedad Cervantina del Lugar de Don Quijote, nos acerca cada semana algo más sobre la vida del autor.

En este sexto capítulo Cervantes llega a Italia y con la inquietud de tantos otros jóvenes de la época, siente pasión por la vida militar, y se enrola en el ejército. Las dudas sobre donde nació Miguel de Cervantes siguen presentes, y seguimos basándonos en dos «migueles»: El de Alcalá de Henares, y el de Alcázar de San Juan, 11 años más jóven que el primero. 

.

Publicado en Cadena Ser Alcázar http://cadenaser.com/emisora/2016/03/02/ser_ciudad_real/1456925022_081091.html
 ser
.

Cervantes universal

Mirar al cielo y poder decir: “Allí está Cervantes”

logoc

Hasta ahora Miguel de Cervantes era uno de los escritores más leídos, especialmente por el Quijote. Y sus personajes: don Quijote, Sancho Panza, Dulcinea y Rocinante, el “personaje secundario” más importante de la literatura, reconocidos en todo el planeta Tierra. Pero ahora, nuestro autor está reconocido en el Universo como una estrella y sus personajes como planetas, sus planetas.

Este pasado 15 de diciembre, la Unión Astronómica Internacional (IAU), entidad científica encargada de asignar nombres oficiales a los objetos celestes, en su nota de prensa, ha hecho públicos los nombres de las nuevas estrellas y planetas, asignando a la estrella mu Arae el nombre de CERVANTES, y a sus cuatro planetas los nombres de QUIJOTE, DULCINEA, SANCHO y ROCINANTE.

Esto ha sido posible a la iniciativa del Planetario de Pamplona y la Sociedad Española de Astronomía apoyada por el Instituto Cervantes, que presentaron esta candidatura al concurso NameExoWorlds (IAU), al cual se ha podido votar en todo el mundo hasta el 31 de octubre.

Se han emitido más de medio millón de votos desde 182 países, uno de ellos ha sido el nuestro y creo que no hace falta indicar a qué candidatura dimos nuestro voto. Ahora estamos  verdaderamente orgullosos de haberlo hecho y no dejar pasar esta oportunidad que nos han brindado a los españoles y a todo el mundo, de reconocer la figura de Cervantes y su obra en el firmamento.

Mirar al cielo y poder decir: “Allí está Cervantes”.

No podemos sino felicitar y reconocer el trabajo de los que representan a las entidades impulsoras y anotar aquí sus impresiones al saber los resultados del concurso:

Javier Amentia, director del Planetario de Pamplona: “Esta iniciativa ha cargado de sentido la labor de los que trabajamos por la cultura científica: une en una sola propuesta diferentes aspectos de la ciencia y de las letras, y nos ha ilusionado tanto a los que nos dedicamos profesionalmente a la astronomía como a todas aquellas personas que disfrutan mirando al cielo”

Javier Gorgas, presidente de la Sociedad Española de Astronomía: “Divulgadores y profesionales de la astronomía, medios de comunicación, humanistas y amantes de la literatura hemos trabajado juntos con un único fin: poner a Cervantes y a sus personajes en el lugar que les correspondía entre las estrellas. Don Quijote y sus compañeros nos han ayudado a proclamar que existen muchos más mundos en el Universo, y por el camino hemos reivindicado que la ciencia juega un papel central en la cultura y hemos constatado una vez más la pasión del público en general por la astronomía”

Benjamín Montesinos, contacto en España de la IAU para la divulgación de la Astronomía: “Ha sido todo un placer y un honor para un astrónomo manchego como yo haber podido contribuir a poner a Cervantes y sus personajes en el cielo. Cuando releamos el Quijote. Podremos imaginar a Clavileño volando y acercándose a la estrella Cervantes y a los planetas Dulcinea, Quijote, Rocinante y Sancho. Un lujo”

Benjamín Montesinos Comino es natural de Alcázar de San Juan.

¡Otro loco, bien cuerdo!

 

Junta Directiva de la Socieda Cervantina del Lugar de Don Quijote

Los molinos encantados del Quijote

Si hay una imagen que se identifica en todo el mundo con Cervantes, elQuijote, la Mancha y España son los molinos de viento. Sobre las crestas de los cerros manchegos podemos ver, aún hoy, y en algunos casos también contemplar su trabajo de moler el grano de cereal, molinos con maquinarias originales del siglo XVI y XVII

Molinos1

Cervantes crea el Quijote usando una nueva técnica narrativa.  Sirviéndose de lo más cotidiano, sencillo y conocido por él, y sus conciudadanos, imagina y nos cuenta las aventuras de un hidalgo manchego. Y también, aprovecha los caminos, lugares y parajes manchegos, que tan bien debió conocer, para llevar por ellos a don Quijote.

Así de sencillo, Cervantes enmarca en un espacio geográfico real las aventuras de su hidalgo de ficción.

En la Mancha, en la parte seca de la Mancha, donde los ríos se morían en verano y las piedras de sus molinos de agua dejaban de moler el grano, tan necesario para el sustento de las personas y animales, la construcción en sus cerros de unos nuevos artilugios, con una ingeniería posiblemente traída de los Países Bajos, que usando la fuerza del aire movían las piedras del molino, resolvió esta necesidad y también cambió el perfil de su horizonte. Todo esto empezaba a suceder, en una parte de aquella Mancha, a mitad del siglo XVI.

El capítulo VIII de la primera parte de “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, tiene este título: “Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación”.

Cervantes utiliza los molinos de viento y su espectacular estampa, que en plena molienda es asombrosa en sus formas, ruidos de sus aspas vestidas con las velas y retumbos de la maquinaria, para “encantarlos”, y hacer, solo así, que don Quijote viese en ellos unos descomunales gigantes a los cuales debía vencer. Una ligera brisa de viento que, por esta zona manchega,  suele ser a esa temprana hora de la mañana el conocido como el “solano”, hace que sus aspas comiencen a girar con tal fuerza que hacen volar por  los aires a don Quijote, y al flaco de Rocinante, en su intento de lancearlos hasta su muerte. Y una vez en el suelo nuestro hidalgo, Cervantes los vuelve a desencantar para que el propio don Quijote los reconozca realmente como lo que eran, simples molinos de viento.

Cervantes no inventa o copia, como hasta entonces se hacía en los libros de caballerías, unos gigantes fantásticos o “descomunales”, sino que usando la figura de los molinos de viento, encantándolos a la vista de don Quijote pero no a la de Sancho, hace creíble la aventura a sus lectores, para después desencantarlos dejarlos como lo que realmente eran, unos sencillos , y ya comunes por estos lugares de la Mancha, molinos de viento. Esta técnica narrativa la usa Cervantes en otros episodios de la novela, como en la batalla con los rebaños de ovejas o contra los cueros de vino.

Después de publicar Mi vecino Alonso  y La venta cervantina de Sierra Morena y el lugar de don Quijote, donde queda determinada mi hipótesis de que el “Lugar de don Quijote” es Alcázar de San Juan, en mi nuevo trabajo, que más pronto que tarde verá la luz, llevaré a los lectores por los caminos y parajes reales, que Cervantes utilizó para contarnos su historia de don Quijote.

Molinos2

Que los molinos de viento, contra los que se enfrenta don Quijote, son los de Campo de Criptana, creo que no le cabe ya duda a nadie, aunque no nombrase literalmente el nombre de esta villa en la novela.

Don Quijote, una vez repuesto del molimiento sufrido en su vuelta a casa desde la venta donde fue armado caballero, por el camino de Toledo a Murcia, a manos de los mozos de los comerciantes toledanos que iban a Murcia, y después de convencer a su vecino Sancho de que le acompañase como escudero, sale de nuevo por este mismo camino y dirección. Esta segunda vez de en medio de una corta noche de verano, para así no ser visto por sus familias y vecinos. Y al poco de entrar la mañana don Quijote ve y  reconoce a estosgigantes:

“En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como don Quijote los vio, dijo a su escudero: La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más, desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas,…” (IP, Cap VIII)

Don Quijote ve muchos “gigantes“, “treinta o pocos más, desaforados gigantes…”. Muchos molinos para una villa de “mil vecinos poco más o menos” (Relaciones de Felipe II, 1575). Esta gran cantidad de molinos de viento construidos, ya en esa fecha, fue debido a la situación estratégica de los cerros y sierras de Campo de Criptana.

Campo de Criptana, en la Orden de Santiago, tiene sus límites al oeste, a una media legua (tres kilómetros),  con Alcázar de San Juan.  Alcázar de San Juan, capital del Priorato de León de la Orden de San Juan, igual que los demás lugares cercanos de esta Orden, no obtuvieron sus vecinos licencia del Prior para la construcción de molinos de viento. Ser el Gran Prior de esta Orden, el principal  beneficiario de los buenos molinos de agua del rio Guadiana, operativos durante todo el año, en la zona de Peñarroya y lagunas de Ruidera, fue la principal causa. Por este motivo, vecinos e instituciones religiosas, principalmente de Alcázar de San Juan, financiaron la construcción de muchos de los molinos que se construyeron antes de la publicación de la primera parte del Quijote en el término limítrofe  de Campo de Criptana.

Así nos describen los vecinos de Campo de Criptana, en las contestaciones a las Relaciones solicitadas por Felipe II en 1575, la existencia y uso de estos molinos de viento:  “… van desde esta villa a moler a río Guadiana, a dos y a tres y a nueve leguas algunas veces, y al río de Cigüela que es río que corre en invierno, a tres y a cuatro leguas de esta villa; y algunas veces van a moler al río Tajo y de Júcar, a catorce leguas de esta villa. Hay en esta sierra de Criptana, junto a la villa, muchos molinos de viento donde también muelen los vecinos de esta villa

molinos3

Tantos molinos de viento no estaban situados, ni podían estar situados sencillamente por espacio, donde ahora podemos contemplar más de una docena de ellos, en el paraje conocido como La Sierra.  De haber sido así, todos sus molinos pagarían el mismo diezmo, o impuesto, por sus rendimientos de molienda. Y los visitadores de la Orden de Santiago a Campo de Criptana, en 1604, constatan que hay tres tipos de renta distintos en estos molinos de viento en esta villa. Solo en Campo de Criptana, de todos los lugares que tenían molinos de viento en la Mancha en la época de Cervantes, se recoge esta diferencia de renta entre ellos.

Molinos4

Esto era debido a la distinta ubicación de los molinos en su término y por lo tanto distinta situación y altura en sus cerros con respecto a los aires predominantes. Así, anotan los visitadores, esta singularidad de los molinos de Campo de Criptana:

 “El diezmo de los molinos de viento, que el que más paga son dos fanegas y otros a fanega y media y algunos a fanega y es cosa excusada lo que a cada uno cabe a pagar”(España. Ministerio de Cultura. Archivo Histórico Nacional. OM, L.6, 547 vta.)

Molinos5

¿Donde estaban situados tantos molinos en el término de Campo de Criptana? Pocos documentos hay de la época de la escritura del Quijote sobre la situación de estos, pero teniendo en cuenta que a mitad del siglo XVII ya se comenzaron a construir molinos de viento en el Campo de San Juan, y entre los lugares que así también lo hizo fue Alcázar de San Juan, es posible pensar que no se construyeron desde ese momento  más molinos en Campo de Criptana que los que ya existiesen antes de la escritura del Quijote.

El número de molinos que nos describe, eufórico por su descubrimiento, don Quijote, “treinta o pocos más desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas “, coinciden exactamente con los declarados por Campo de Criptana en elCatastro de Ensenada, mandado hacer por don Zenón de Somodevilla, Marqués de la Ensenada y Ministro del rey Fernando VI, en 1752, ciento cincuenta años después de la publicación de la primera parte del Quijote.

Teniendo en cuenta esto y que es muy posible que fueran  los mismos que conoció Cervantes, y esto es una variable sin posibilidad de confirmar exactamente, podemos, al menos, saber dónde estaban los molinos dentro del término de Campo de Criptana, porque en las mismas declaraciones a este Catastro queda indicado, además del nombre del molino, de su propietario, la distancia a la villa y la renta anual, el paraje o topónimo donde se encontraban en el término de la villa.

Los nombres de los parajes y los molinos relacionados son:

– Ribera de la Sierra, diez y seis molinos.

– Ribera del Villargordo, un molino.

– Senda a la fuente Amarguilla, un molino.

– Camino de los molinos que va a Alcázar, dos molinos.

– Alto del Palomar, un molino.

– Tres molinos, tres molinos.

– Pico de la Solana, dos molinos.

– Siete molinos, seis molinos.

– Cerro del Cebadal, un molino.

En total quedan relacionados treinta y tres molinos, cuando al comienzo de la respuesta indican:

“Se hallan situados treinta y quatro molinos arineros andantes, y de viento, y uno de Agua”.

O fue un olvido o un error en la transcripción de las respuestas por el escribano, pues también indican que los citados molinos “producen en cada un año, para sus dueños respectivo mencionados nuevecientas cincuenta y ocho fanegas de trigo”. Si sumamos las rentas indicadas en cada uno de los treinta y tres molinos relacionados, resulta un total de novecientas treinta y dos fanegas. Evidentemente falta sumar un molino de viento, el número treinta y cuatro, con una renta de veintiséis fanegas. Este molino es el que falta en la relación de los molinos situados en el paraje de los Siete Molinos, en el que solamente se relacionan seis, y la renta, de veintiseis fanegas, es similar a los demás declarados en este paraje, entre veintitrés y veintisiete fanegas.

Los dos núcleos de molinos, más importantes y numerosos,  con los que contaba Campo de Criptana estaban construidos en La Sierra y en Los Siete Molinos. La Sierra se encuentra al norte de la villa y Los Siete Molinos  al noroeste de ella. Estos siete molinos de viento eran los más cercanos al límite del término de Campo de Criptana con Alcázar de San Juan. Esto es lo mismo que decir al límite de la Orden de Santiago con la Orden de San Juan, y lo mismo que en tiempos de Cervantes se conocía como antiguo Campo de Montiel con el Campo de San Juan, pues como Campo de Montiel fue considerada esta villa de Campo de Criptana y otras cercanas, mucho antes de la escritura del Quijote.

Es importante también indicar que en aquella época, de elaboración del  Catastro de Ensenada, la mitad de los molinos de viento, construidos y moliendo en Campo de Criptana, eran propiedad de vecinos o instituciones religiosas de Alcázar de San Juan. De los seis molinos relacionados en el paraje de Los Siete Molinos, tres de ellos eran propiedad de las monjas de San José de Alcázar de San Juan y los otros tres de vecinos de la misma villa de Alcázar. Es posible, por tanto, que el séptimo molino que falta en la relación fuese también de algún vecino o institución de Alcázar de San Juan.

Molinos6

En el plano anterior tenemos la situación de treinta y tres de  los treinta y cuatro molinos de viento de Campo de Criptana, el molino situado en el paraje de “Ribera del Villargordo” no he podido localizar su topónimo en la actualidad, pero es lógico pensar que estaría en el entorno de estos aquí dibujados. También está dibujado el Camino de Toledo a Murcia o Camino de Alcázar a Criptana, conocido así entre las villas, y el Camino de los molinos que va a Alcázar.

Molinos7

Algunos autores han creído ver en la narración de la primera y segunda de don Quijote de su pueblo una contradicción o error de Cervantes. ¿Cómo es posible, se preguntan, que saliendo por el mismo camino y dirección de su pueblo, la primera vez no viese esos molinos y la segunda sí?

Y observando el plano anterior tenemos la respuesta. De su lugar, Alcázar de San Juan, salen don Quijote y Sancho “por el mismo camino y dirección que la vez pasada” salió, esa vez solo,  don Quijote llegando hasta la venta de Manjavacas, donde fue armado caballero. Poco antes de salir del término de Alcázar, por el famoso y antiguo Camino de Toledo a Murcia, se bifurca de este camino real otro camino menor a mano izquierda, que tiene el mismo destino, la vecina villa de Campo de Criptana.

Este camino llamado por los vecinos de Campo de Criptana, ya en 1604, Camino de los molinos que va a Alcázar”, fue construido para facilitar el acceso de ambas villas a los recientemente construidos molinos de viento, especialmente a los vecinos de Alcázar de San Juan, así como a los vecinos de Villafranca y Herencia que tampoco contaban con estos tipos de molinos.

Molinos8

Y este “Camino de los molinos” a Campo de Criptana es el que tomaron nuestros dos vecinos, aún de noche, y muy poco después, al entrar la mañana,  divisaron los muchos molinos que desde ese lugar es posible ver, siendo los situados en el lugar conocido como “Los siete molinos”, los más cercanos,  contra los que arremete en batalla don Quijote.

Y es así, con el sol muy bajo, oblicuo, y dándoles ligeramente sus rayos plácidamente de lado, lo que el narrador nos cuenta: por ser la hora de la mañana y herirles a soslayo, los rayos del sol no les fatigaban”.

Cervantes, aunque no hay rastro conocido de él en esta parte de la Mancha, aparte de la controvertida partida de bautismo guardada en la iglesia de Santa María de Alcázar de San Juan, conocía muy bien este Camino de Toledo a Murcia y esteCamino de los molinos, de Alcázar de San Juan a Campo de Criptana, en particular, para imaginar sobre ellos las aventuras de don Quijote y así escribirlas con exactitud. Así, conociendo estos caminos, aún hoy, es fácil entender la narración de la historia de don Quijote en sus dos primeras salidas de su casa.

De una posible contradicción, descuido o error del autor pasamos a evidenciar su especial conocimiento de esta parte del espacio geográfico manchego. Sencillamente toma unos caminos que conoce, no necesita inventar  geográficamente nada, y los utiliza para su maravilloso cuento.

Y desde ahora, como adelanto de mi próximo trabajo, ya también sabemos que es con uno de estos siete molinos de viento contra el que don Quijote nos demuestra su gran valor. Porque esto es lo significativo de este capítulo, no es la locura de un hombre que lancea a las aspas de un molino, sino la cordura y valentía de un hombre que se enfrenta, con lo poco que tiene, a unos gigantes que desafiantes asolarían los campos y las casas de sus vecinos.

Molinos9

Conocido es que los propietarios de los molinos de viento ponían nombres a estos. Y así son identificados en el Catastro de Ensenada, seis de los siete molinos:

El Ranas, El Beneficio, El Quimera, El Calvillo, El Balera y El Guizepo.

Falta uno, como he indicado antes, pero hasta este paraje de la Ribera de los Siete molinos lleva Cervantes a don Quijote y Sancho. Son los primeros molinos de viento, de aquellos más de treinta, que divisó don Quijote, esa mañana de verano manchego.

Molinos10

En la fotografía anterior, realizada unos metros después de entrar en el término de Campo de Criptana, antiguo Campo de Montiel en la Orden de Santiago, a la derecha, lejos aún, se ve Campo de Criptana y los molinos existentes de la Ribera de La Sierra, y a la izquierda del camino se ven los cerros de la  Ribera de los Siete molinos. Esta misma imagen la debió de ver muchas veces don Miguel y fue la que puso en la retina de don Quijote.

Molinos11

En la fotografía anterior se observan los restos de la cimentación de uno de los siete molinos y los restos, detrás, de la bóveda de entrada a su silo que aún hoy se encuentra, en parte reconocible, aunque muy descuidada. Posiblemente junto a este molino quedó caído don Quijote y Rocinante.

Y desde aquí, desde la Ribera de los siete molinos, es desde don Quijote y Sancho continúan su aventura:

“Y, ayudándole a levantar, tornó a subir sobre Rocinante, que medio despaldado estaba. Y, hablando en la pasada aventura, siguieron el camino del Puerto Lápice, porque allí decía don Quijote que no era posible dejar de hallarse muchas y diversas aventuras, por ser un lugar muy pasajero…”

Y aquí en este punto de la narración, de nuevo para algunos,  parece que Cervantes nos deja otra contradicción. ¿Ir a Puerto Lápice, pasando por su pueblo, Alcázar de San Juan, cuando sus familias y amigos ya estarían preguntándose donde estarían o incluso saliendo en su busca?

         ¡¡Solo con seguir leyendo la novela atentamente, tenemos la respuesta!!

En estos tiempos cuando lugares y asociaciones reivindican ser el “Origen del Quijote”,olvidándose interesadamente de la geografía real que nos describió Cervantes, con el solo interés de conseguir un reconocimiento que no les corresponde, el solo hecho de estar sobre estos cerros de Campo de Criptana tocando los restos olvidados de aquellos molinos de viento que tanto debió de asombrar a Cervantes y que los dejó inmortalizados para siempre, me produce una sensación de incredibilidad e indignación de cómo es posible que esto pase, y que otros lugares, con evidente e indudable razón para ello, posiblemente por indiferencia o desconocimiento de sus dirigentes, no denuncien estos desaguisados culturales.

Origen del Quijote”

Solo hace falta leer el Quijote para entender que es en esta parte de la Mancha, y no en otra, donde Cervantes dispuso el origen de don Quijote. El Toboso, Quintanar, Puerto Lápice, Tembleque, los molinos de Campo de Criptana, el camino de Toledo a Murcia y el antiguo Campo de Montiel, conocido y dibujado en tiempos de Cervantes. Simplemente con consultar un mapa antiguo o actual, queda demostrada la consciente falsedad de algunos y el desconocimiento, o interés, de otros que los siguen. Esperemos que las autoridades culturales de la JJCC de Castilla-La Mancha enderecen este entuerto y no tengan que ser otras instancias culturales nacionales o internacionales las que nos digan lo que en el Quijote, al menos el escrito por Cervantes, está descrito como “Origen del Quijote”.

MOlinos12

Los actuales molinos de viento de Campo de Criptana, situados en su Sierra hay que visitarlos. A ellos han llegado muchos visitantes de todo el mundo atraídos por la obra de Cervantes. Recuerdo ahora especialmente a un chileno, Carlos Sander Álvarez. Periodista, escritor, poeta y diplomático destinado en España, y que llegó en busca de don Quijote hasta Campo de Criptana hace muchos años ya. Otro “loco” que sintió como había que recuperar aquellos ruinosos molinos de los años 50 del pasado siglo XX y fomentó su  reconstrucción institucional con dinero de los países americanos. En 1960 se inauguraba el nuevo molino de viento “Quimera”, con dinero aportado especialmente por particulares y asociaciones de Santiago de Chile. El propio Sander sugería esto ya en la dedicatoria de su libro póstumo “En busca del Quijote”, a su mujer Amalia:

“Compañera en rutas de ensueño, que llenó mi soledad de celestial ternura. Este libro donde España y Chile juntan sus caminos de quimera y gloria”

No me cabe la menor de las dudas, del inmenso favor que nos hizo este chileno, enamorado del Quijote y de la Mancha, hasta la que vino recorriendo sus lugares, como otros muchos viajeros ilustres hicieron antes. Argamasilla de Alba, Puerto Lápice, El Toboso, Alcázar de San Juan,… y a Campo de Criptana y sus molinos de viento. ¡Cuánta deuda de los manchegos con Carlos Sander!. Hoy hablar de Carlos Sander, incluso en Campo de Criptana donde tiene dedicada una calle a su nombre, es mencionar a un desconocido. Un desconocido que aún después de marcharse de España, consiguió que un molino de viento de Campo de Criptana fuese reconstruido con dinero chileno.

Quizás sea ahora el momento de que, con una nueva locura tan cuerda, sigamos el camino marcado por Carlos Sander y se reconstruyeran estos Siete molinos, con dinero particular, local, regional, estatal, europeo, allende los mares o de la propia UNESCO, da igual, en este paraje real por el que hace más de cuatrocientos años Miguel de Cervantes quedó impregnado de la imagen que desde allí se tenía e hizo pasar también por él a sus personajes de ficción, don Quijote y Sancho Panza.

¡¡Esto sí es una realidad geográfica cervantina y no los argumentos retorcidos e interesados de otros!! 

                                               Luis M. Román Alhambra

El Centro Cervantino se estrena este sábado con una exposición sobre “Señas y gestos de Cervantes en Alcázar”

Justamente hoy (22-04-15), cuando la Sociedad Cervantina del lugar de don Quijote cumple un año, asiste con satisfacción a la puesta en marcha de una de sus principales propuestas: la creación del Centro Cervantino

PRESENTADA LA PROGRAMACIÓN PARA ESTOS DÍAS

2st64s6f

manchainformacion.com | Actualidad 22/04/2015
.
La presidenta del Patronato Municipal de Cultura de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), María Jesús Pelayo ha presentado la programación prevista para los próximos días. El concierto “Cervantes y las tres culturas”, la presentación de capítulos “50 Quijotes” y el espectáculo de danza “Don Quijote y las sombras del tiempo”, entre los actos previstos
.

La presidenta del Patronato Municipal de Cultura, María Jesús Pelayo, ha presentado este miércoles las actividades programadas con motivo del Día del Libro y del cuarto centenario de la segunda parte del Quijote para los próximos días, entre las que destaca la inauguración el próximo sábado de la exposición “Señas y gestos cervantinos en Alcázar de San Juan”, con la que se presentará el nuevo Centro de Interpretación Cervantino.Este nuevo recurso turístico, que se está adaptando en la que hasta ahora era la sede de la Concejalía de Turismo, ha concluido ya su fase de obras en la planta superior, que es donde tendrá lugar esta muestra dedicada a subrayar la vinculación de Cervantes y su obra con Alcázar. Así, la exposición, que estará abierta hasta el 30 de junio, estará dividida en tres partes: genealogía de Cervantes, a partir de la partida de bautismo que se conserva en la Parroquia de Santa María La Mayor; personajes de la novela y personas de Alcázar del siglo XVI, donde se comprobará la aparición en El Quijote de personajes reales que existieron en la época en la localidad; y toponimia de lugares de Alcázar relacionados con la obra.Esta muestra se une a otra ya inaugurada y que se puede visitar hasta el 3 de mayo, titulada “Instrumentos musicales de la época de Cervantes”, pertenecientes a la colección de Ismael Peña y que está abierta en el Museo Municipal.Siguiendo con la programación cervantina, además de las actividades infantiles de “El Quijote en la calle” y la lectura popular del Quijote en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, ambas entre los días 22 y 24, habrá también un concierto titulado “Cervantes y las tres culturas” este viernes 24 en el Museo Municipal a las ocho de la tarde, con la participación de César Carazo, Felipe Sánchez, David Mayoral y Eduardo Paniagua.

Por otro lado, el sábado, de diez de la mañana a diez de la noche en el Ayuntamiento se desarrollará la actividad “Doce horas de lectura ininterrumpida del Quijote”, con la participación de colectivos y ciudadanos de Alcázar. Y ese mismo día, a las ocho de la tarde en el Museo del Hidalgo, tendrá lugar la actividad “50 Quijotes”, que consistirá en la presentación de capítulos de la obra de Cervantes por parte de los alcazareños Luis Miguel Román, Francisco Guerrero, Mariano Lizcano, José Moreno Berrocal y Antonio Maldonado, quienes explicarán anécdotas personales sobre su experiencia en la lectura del Quijote. Cerrará la actividad el actor Adrián Torrero, que encarnará al propio Don Quijote.

Este año, además, el Día Mundial de la Danza también se sumará a la celebración del cuarto centenario con el espectáculo “Don Quijote y las sombras del tiempo”, el día 29 a las 20,30 horas en el Teatro Municipal. Se trata de una producción dirigida por Carmen Cantero con la participación de diez bailarines. Las entradas, a seis euros, están ya a la venta en la taquilla del teatro.

Por otro lado, también el 29, Alcázar de San Juan acogerá la anual entrega de premios de las Bibliotecas Públicas de Castilla-La Mancha, que reconoce la gestión de las bibliotecas de la red regional, así como la calidad de sus actividades de fomento de la lectura.

Otras actividades culturales previstas son la presentación del número 62 de la revista Tesela, este miércoles a las 20 horas en el Museo Municipal. Este número se titula “Religión, Iglesia y pensamiento político. Anticlericalismo burgués en la prensa de Alcázar de San Juan durante la II República (1931-1936)”, de Marcial Morales. Y este jueves, a la misma hora y en el mismo lugar, se presentará el número 63, titulado “El Pósito Quintanar. Los pósitos y la beneficencia en Alcázar de San Juan (siglos XVI-XX)”, de Carlos Fernández-Pacheco y Concepción Moya García.

Por otro lado, para el 9 de mayo está prevista la presentación del libro “¿Por qué pasó el ferrocarril por Alcázar de San Juan?”, de Eugenio Cruz Cuenca. Además, aún se puede visitar la exposición “El premio Nobel. Geniales y desconocidos”, en la Sala de Exposiciones de la Casa de Cultura, a partir de fondos de la Biblioteca Municipal.

FERIA DE LOS SABORES

María Jesús Pelayo ha aprovechado también para dar a conocer las distintas actuaciones musicales organizadas por el Patronato Municipal de Cultura como complemento a la Feria de los Sabores, que tendrá lugar en Alcázar de San Juan entre el 29 de abril y el 3 de mayo.

Son un total de tres conciertos que se desarrollarán todos ellos en la Plaza de España a partir de las diez de la noche. El jueves 30 actuarán Natural Funk y Lola Dorado; el viernes 1 será el turno de Banda Imaginaria, que interpretará la música de Pat Metheny; y el sábado 2 ofrecerá un concierto el grupo Seguridad Social.

mancha informacion

Deja un comentario

Mota del Cuervo, no es, ni puede ser, el lugar de don Quijote (III)

Relaciones de Felipe II. Contestación nº 3 de Quintanar de la Orden

Que el lugar de Mota del Cuervo está en la Mancha, en la patria de don Quijote en tiempos de Cervantes es evidente. Que además está en el distrito de la Mancha conocido desde antiguo como el Campo de Montiel, José Manuel González aporta datos más que suficientes para poder asegurarlo. La Mancha distribuida después de la Reconquista entre las Ordenes Militares de Calatrava, Santiago y San Juan, tenía como uno de sus distritos al Campo de Montiel. Este espacio administrativo siempre dentro de los límites del territorio gobernado por la Orden de Santiago, llegó a tener su influencia hasta al menos Quintanar de la Orden, como sus propios vecinos en el 1575 reconocían haber pertenecido:

“Como esta dicho esta villa es muy antigua ea sido cabeza de partido muchos años y tienpo a no se alla ni ay memoria del tiempo que a que esta villa siendo esta cabeza de gobernación en tienpos pasados llegaba su partido hasta las sierras de Xaen campo de montiel como sea visto y entendido por escrituras antiguas quel postrero juez que hubo se decía el comendador Horozco”

Cervantes, que conocía esta parte de España, elige el origen de don Quijote y Sancho Panza en un lugar de la Mancha, en una parte de ella que se encuentra muy cerca de los límites de influencia del Campo de Montiel, pero fuera de él. Es un error tratar de buscar al lugar de don Quijote dentro del Campo de Montiel, cuando es el propio Cervantes el que nos lo sitúa fuera de él, aunque tan cerca de sus límites que al muy poco de salir de su casa se encuentre ya en él.

Vamos a leer las tres salidas de su pueblo de don Quijote:

Primera salida: ” … ,que dejando la blanda cama del celoso marido, por las puertas, y balcones del manchego horizonte, a los mortales se mostraba, cuando el famoso caballero don Quijote de la Mancha, dejando las ociosas plumas, subió sobre su famoso caballo Rocinante, y comenzó a caminar por el antiguo, y conocido campo de Montiel. (y era la verdad que por él caminaba)(Cap. II, 1ª P)

Detalle de la primera edición del Quijote de 1605

Segunda salida: “Iba Sancho Panza sobre su jumento como un patriarca, con sus alforjas y su bota, y con mucho deseo de verse ya gobernador de la ínsula que su amo le había prometido.  Acertó Don Quijote a tomar la misma derrota, y camino, que el que él había tomado en su primer viaje, que fue por el campo de Montiel, por el cual caminaba con menos pesadumbre que la vez pasada, porque, por ser la hora de la mañana y herirles a soslayo, los rayos del sol no les fatigaban.” (Cap. VII, 1ª P)

Tercera salida: “… y que los lectores de su agradable historia pueden hacer cuenta, que desde este punto comienzan las hazañas, y donaires de don Quijote, y de su escudero: persuádales, que se les olviden las pasadas caballerías del ingenioso hidalgo, y pongan los ojos en las que están por venir, que desde agora en el camino del Toboso comienzan, como las otras comenzaron en los campos de Montiel, …” (Cap VIII, 2ª P).

Leyendo solo la primera salida, parece indudable que don Quijote se encuentra en el Campo de Montiel, cuando sale de su casa. Cervantes incluso entre paréntesis, reafirma este hecho como si pudiese haber alguna duda de donde estaba en ese momento don Quijote.

¡Pero el lugar desde donde sale no está en el Campo de Montiel!, ese distrito o parte de la Mancha. Es en la segunda salida  donde Cervantes nos lo deja meridianamente claro. Escribe: “Acertó Don Quijote a tomar la misma derrota, y camino, que el que él había tomado en su primer viaje, que fue por el campo de Montiel, …”.

 

Detalle de la primera edición del Quijote de 1605

Es evidente que el lugar de don Quijote no se encuentra en el Campo de Montiel, pues de encontrarse en él, saliendo de su pueblo por cualquier camino y dirección estaría siempre en él, no siendo necesario “acertar” en el camino y su dirección para llegar a él. Pero si muy cerca de él, casi en sus límites, para que saliendo desde su lugar, muy pronto se tenga que estar en él. Ahora tiene mucho más sentido la aclaración de Cervantes en la primera salida: “(y era la verdad que por él caminaba)”

Ya en la tercera salida, queda aún más claro esta situación geográfica del lugar de don Quijote, pues al tomar nuestro hidalgo y su escudero otro camino de salida de su pueblo, el camino hacia El Toboso, no entra en el Campo de Montiel como en las dos salidas anteriores: ” persuádales, que se les olviden las pasadas caballerías del ingenioso hidalgo, y pongan los ojos en las que están por venir, que desde agora en el camino del Toboso comienzan, como las otras comenzaron en los campos de Montiel”.

¡Mota del Cuervo, lugar de la Mancha y en el distrito del Campo de Montiel, no puede ser el lugar de don Quijote desde donde sale en busca de sus aventuras, según lo que nos dejó escrito Cervantes en el Quijote!

                                    Luis Miguel Román Alhambra

Publicado en Alcázar de San Juan, lugar de don Quijote: http://alcazarlugardedonquijote.wordpress.com/

¡Cervantes se muere!

 

Franciso Pérez Abellán en los almuerzos con don Quijote
Franciso Pérez Abellán (2º por la derecha) en los almuerzos con don Quijote

 

Este pasado sábado la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote, en su objetivo de «Fomentar la lectura de la obra de Cervantes, especialmente del Quijote«, tuvo la visita de don Francisco Pérez Abellán, dentro de una de sus actividades conocida como «Almuerzo con don Quijote», donde el invitado nos expone sus vivencias relacionadas con la lectura del Quijote, alrededor de una mesa con platos típicos de la Mancha, la patria de don Quijote.

Don Francisco Pérez Abellán es doctor en periodismo, profesor, escritor e investigador apasionado del mundo del crimen. Ha sido director de Departamento universitario de Criminología y el año pasado publicó «Prim, la momia profanada», donde aclara su muerte y denuncia las grandes imprecisiones que sobre ella se ha escrito.

Gran lector de esta obra cumbre de Cervantes a la que calificó de contener en ella «el retrato de lo más hermoso del ser humano», y no entender como en España se ha eliminado su lectura en las escuelas, metiendo su lectura en el cajón del olvido escolar cuando en ella están «representados los valores éticos del hombre y la gran generosidad de don Quijote, virtud tan en falta en nuestra sociedad actual»

Nos animó en nuestra iniciativa de fomentar la lectura del Quijote, al ser esta obra «la piedra angular del castellano», y estar muy esperanzado en el recorrido que puede llegar a tener la iniciativa propuesta por nuestra Sociedad Cervantina al Ayuntamiento de Alcázar de San Juan para la creación del Centro de Interpretación del Quijote, que pronto abrirá sus puertas en el actual edificio de Información Turística. Espera que sea este proyecto «una especie de escenario o decorado hecho con gusto en el que las personas que vengan puedan leer el Quijote en voz alta mientras se hacen una fotografía que  será sin duda un recuerdo imborrable por haber estado en un lugar que quiere tanto a don Quijote, como Alcázar de San Juan»

Con actos como este, con invitados como don Francisco Pérez Abellán, podremos revitalizar el Quijote, evitando así que Cervantes muera, y, por qué no, denunciar también como desde las instituciones públicas no se disponen los recursos necesarios para poner en el sitio que corresponde la figura de Cervantes y la de su obra cumbre. Recordábamos, mientras comíamos unos «Duelos y Quebrantos», la dejadez del Ayuntamiento de Madrid con el edificio donde vivió y murió Cervantes, en la calle León, en el que en sus bajos en lugar de haber una librería hay una ortopedia. «¡Esto no pasaría en otros países con sus insignes autores!»

¡Seis horas de tertulia!, de amena e interesante tertulia, donde además del Quijote y de Cervantes nos habló de su pasión profesional: la criminología. Anécdotas, cientos de datos interesantes, investigaciones que se dirigen mal, crímenes sin resolver, etc.

 

Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote

.

MOTA DEL CUERVO, NO ES, NI PUEDE SER, EL LUGAR DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA

En esta pasada feria de FITUR, dentro del día de Cuenca, la ciudad de Mota del Cuervo también presentó en el stand de Castilla-La Mancha sus atractivos turísticos, y con buen criterio amenizó a los presentes con una representación del momento en el que es armado caballero don Quijote en una venta.

Esta aventura, la enmarcó Cervantes en el término municipal de Mota del Cuervo, en el topónimo cercano a la entonces villa conocido como Manjavacas, como así puse por primera vez en el mapa cervantino de La Mancha en Mi vecino Alonso, publicado en 2010. Hasta entonces, la venta de Puerto Lápice o la de Las Motillas, entre Alcázar de San Juan y Manzanares, fueron las ventas propuestas por diferentes autores.

En este acto también se presentaron dos publicaciones muy relacionadas con Mota del Cuervo:

Manjavacas, la Venta del Caballero. De los autores Isabel Sánchez y Francisco J. Escudero.

Lo que Cervantes calló. Del autor José M. González.

La primera publicación recoge, entre otras muy interesantes averiguaciones sobre esta venta, el hallazgo arqueológico de la propia venta, situada “en el sitio que llaman Manjabacas que está a la mano izquierda del camino que llevan desde la Villa de las Mesas a la de el Toboso…” (Descripción de la encomienda de la villa de Socuéllamos en la Orden de Santiago, 1738), pág. 118.

Que la venta situada en la zona de Manjavacas fue en la que Cervantes quiso llevar a don Quijote en su primera aventura y ser armado caballero, es una realidad geográfica que además cumple con todas las variables geográficas descritas por el autor, especialmente el encontrase en el camino de Toledo a Murcia.

La segunda publicación, Lo que Cervantes calló, presenta a Mota del Cuervo como el “Lugar de don Quijote”. Está editado muy recientemente, y espero tenerlo en mis manos para poder entender como el autor ha llegado a esta conclusión.

Desde que se publica el Quijote, y especialmente su segunda parte, de la que estamos celebrando este año 2015 su cuarto siglo, muchos han sido los lugares que han tratado de hacer vecino suyo a don Quijote. Y no les falta el derecho a ello, pues el propio Cervantes, consciente de lo que hacía al ocultar su nombre, ya presentía la disputa entre los lugares manchegos:

“Este fin tuvo el Ingenioso Hidalgo de la Mancha, cuyo lugar no quiso poner Cide Hamete puntualmente, por dejar que todas las villas y lugares de la Mancha contendiesen entre sí por ahijársele y tenérsele por suyo” (II P, Cap LXXIV)

Leído esto en el final de la obra, unos autores creen ver representados a todos los lugares de la Mancha, de la Mancha del siglo XVI-XVII, como el lugar del hidalgo manchego. Y otros, entre los que me encuentro, defendemos que es posible determinar geográficamente este lugar, teniendo en cuenta “todas” las variables geográficas y consideraciones que sobre el lugar nos deja Cervantes a lo largo de la obra.

Algunos autores han pretendido ver en un lugar concreto el de don Quijote, teniendo en cuenta que una parte u otra del Quijote concuerda con sus pretensiones, “olvidando” o “manipulando” el texto de Cervantes si es necesario para su interés.

No sé si será este el caso de José Manuel González, pero sin entrar en muchos detalles, pues aún no he leído Lo que Cervantes calló, parece muy poco probable que haya tenido en cuenta “todo” lo escrito por Cervantes en el Quijote, para llegar a esta conclusión.

Mota del Cuervo, no es, ni puede ser, el Lugar de don Quijote, al menos, por las siguientes variables geográficas o descripciones del lugar:

1º. Por distancias a El Toboso y a los molinos de Campo de Criptana.

El Toboso, lugar de Dulcinea, debe de estar cerca del Lugar de don Quijote, “… y fue a lo que se cree, que en un lugar cerca del suyo, había una moza labradora de muy buen parecer de quien él un tiempo anduvo enamorado”. O como Sancho pensaba, “… nunca tal nombre, ni tal Princesa, había llegado jamás a su noticia, aunque vivía tan cerca del Toboso”.

Pero para que no quedase duda de lo que podemos entender como “cerca” o “tan cerca”, adverbios de lugar sin determinación, Cervantes nos deja el tiempo que don Quijote y Sancho pensaban tardar en recorrer esa distancia que separa ambos lugares, si la luz de la luna les hubiese dejado cabalgar, una noche. Don Quijote y Sancho salen al anochecer de su pueblo en dirección a El Toboso, cuando Sansón Carrasco se despide de ellos habiendo caminado con ellos una media legua. Ya solos, de noche ya, dice don Quijote a Sancho:“Sancho amigo, la noche se nos va entrando a más andar, y con más escuridad, de la que habíamos menester, para alcanzar a ver con el día al Toboso, …”

Una jornada nocturna, de Rocinante, separa ambos lugares tan cercanos. Teniendo en cuenta la velocidad de marcha de Rocinante, la mitad de un caballo normal, en una noche o en una jornada, llegan al día siguiente por la tarde según nos describe el narrador, la distancia que separa el lugar de don Quijote con El Toboso es de unas cuatro a cinco leguas, entre veinticuatro a treinta kilómetros.

Otro lugar mucho más cercano al lugar de don Quijote son los cerros de Campo de Criptana, donde en su segunda salida de su pueblo entabla la batalla contra ellos. Campo de Criptana no es nombrado literalmente en el Quijote, pero en aquella época era el único lugar de la Mancha que contaba con tantos molinos como nos describe Cervantes, “… en esto descubrieron treinta, o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo…”. A estos molinos llega don Quijote después de salir en mitad de una noche de Agosto de su pueblo para así no ser visto, junto con su vecino Sancho convertido en su escudero. Y llegan a ellos justo al cuando amanece el día.

Como mucho, habrían cabalgado, al paso de Rocinante, media jornada de noche. Entre dos a cuatro horas, una o dos leguas como máximo, entre seis y doce kilómetros.

 

c1

 

Y en este plano están las distancias reales que separa Mota del Cuervo de ambos lugares.

La distancia cervantina del Lugar de don Quijote con respecto a El Toboso es de unos 24-30 km, y la distancia que separa, en linea recta a Mota del Cuervo de El Toboso es de unos 11 km.

La distancia cervantina del Lugar de don Quijote con los molinos  de Campo de Criptana es de 6-12 km, y la distancia que separa a Mota del Cuervo de estos molinos de viento es de unos 24 km.

Completamente al revés de lo que Cervantes nos indica en el Quijote.

2º. Situación del lugar de don Quijote en el camino de Toledo a Murcia. Encuentro con los mercaderes toledanos.

No sabemos dónde sitúa el señor González la venta donde es armado caballero don Quijote, pero parece que en Manjavacas no. Sin tener en cuenta esto, pues no está literalmente así definido en el Quijote, cuando regresa a su casa, después de ser armado caballero en una venta, y después de la aventura con el pastor Andresillo y su amo Juan Haldudo, vecino de Quintanar, llega a un cruce de caminos y deja a Rocinante que siga por donde él quiera, que como él mismo don Quijote esperaba fue en dirección a su cuadra, a su casa.  “… Y habiendo andado como dos millas, descubrió don Quijote un gran tropel de gente, que, como después se supo, eran unos mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia…”. Cervantes nos deja aquí uno de los datos más importantes para definir la situación de don Quijote en aquella Mancha. Estaba don Quijote cerca de El Toboso, en el camino de Toledo a Murcia y llevaba nuestro hidalgo dirección al Oeste, hacia Toledo. Es como se encuentra de frente con estos mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia.

Don Quijote en su primera salida de su casa fue a la venta donde fue armado caballero siguiendo el camino y sentido de Toledo a Murcia y es en su regreso, por el mismo camino, cuando se encuentra de frente con los mercaderes y sus mozos, de los que llevó no muy buen recuerdo.

 

Plano del camino de Toledo a Murcia publicado en Mi vecino Alonso

 

Es evidente, y aceptado por todos, que don Quijote en su primera salida sale de su pueblo en dirección Este, hacia Murcia, para llegar al final del día a la venta donde es armado caballero.

El mismo camino que llevó al principio de su segunda salida, “… acertó don Quijote a tomar la misma derrota y camino que el que él había tomado en su primer viaje …” , para al amanecer descubrir los molinos de Campo de Criptana.

Es por lo tanto lógico pensar, que el lugar de don Quijote tiene que estar al Oeste de Campo de Criptana, llevando en sus dos primeras salidas de su casa la misma dirección que los mercaderes toledanos llevaban, de Oeste a Este, de Toledo a Murcia, para que en su regreso de la venta se encontrase de frente con ellos, tal y como describe Cervantes.

c4

 

Como vemos en este plano, si esta es la dirección que llevaban los mercaderes toledanos, de Oeste a Este, por el camino de Toledo a Murcia, volviendo don Quijote por el mismo camino a su casa, desde la venta cervantina donde acababa de ser nombrado caballero a Mota del Cuervo, nunca se encontraría de frente con ellos, tal y como describe Cervantes.

  1. El lugar de don Quijote no tenía molinos de viento en la época de la escritura del Quijote.

“Y quiso la suerte que, cuando llegó a este verso, acertó a pasar por allí un labrador de su mesmo lugar y vecino suyo, que venía de llevar una carga de trigo al molino”. Este vecino suyo, Pedro Alonso de nombre, volvía a su casa desde un lugar que contaba con molino, y en la época del año en la que ocurría esto, verano, los ríos de esta zona estaban secos, por lo que el molino al que se refiere el narrador es un molino de viento. No contando su lugar con molinos de viento, el vecino de don Quijote tiene que desplazarse a los lugares cercanos a llevar su carga de trigo para ser molido.

Y tampoco conocía estos nuevos artilugios el propio don Quijote. Es su nuevo escudero y agricultor a jornal, su vecino Sancho Panza, quien le diga que lo que está viendo no son gigantes moviendo sus brazos, sino molinos de viento que utiliza la fuerza del viento para mover sus aspas y estas mover la piedra del molino:

Mire vuestra merced -respondió Sancho- que aquellos que allí se aparecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino…”

Mota del Cuervo en las respuestas dadas en 1575 a las Relaciones de Felipe II no contesta tener molinos de viento en su término, pero en las visitas a los pueblos de la Orden de Santiago realizadas entre los años 1603 y 1605, en la que hacen a Mota del Cuervo dejan anotados los rendimientos de cada molino de viento, evidenciándose su existencia y de ser varios los ya construidos. hay que tener en cuenta que esto se escribía en el mismo tiempo que Cervantes estaba escribiendo la primera parte del Quijote, donde aparece esta batalla contra los molinos de viento:

“Sobre cada molino de viento en cada un año dos fanegas de trigo de los que tienen en la dicha villa y su término los vecinos della”. (AHN, OM, L.6, 676)

Por lo tanto tampoco cumple esta condición de no tener molinos de viento Mota del Cuervo para ser el Lugar de don Quijote.

Mota del Cuervo se encuentra en la zona cervantina donde está el Lugar de don Quijote, sin duda alguna. Está en la parte de la Mancha por donde pasa el camino de Toledo a Murcia y en el entorno de los lugares nombrados en el Quijote cercanos al pueblo de don Quijote, como Quintanar, El Toboso, Tembleque y Puerto Lápice, sin olvidar a Campo de Criptana que, sin ser nombrado expresamente, es el lugar donde Cervantes enmarcó la famosa batalla contra sus molinos de viento.

Y Mota del Cuervo es un lugar muy cervantino, pues desde que se publicó, en  Mi vecino Alonso (2010), que la venta que existió en Manjavacas es la venta donde fue armado caballero don Quijote, es tenida ya en cuenta en el nuevo mapa del Quijote.

Pero, Mota del Cuervo no es, ni puede ser, el Lugar de don Quijote.

En este artículo expongo algunas de las razones geográficas o descriptivas que desestiman a Mota del Cuervo para ser el Lugar de don Quijote. Después de leer con atención  Lo que Cervantes calló podré aceptar o discutir lo que su autor expone para llegar a esta hipótesis defendida por él. 

 

                                          Luis M. Román Alhambra

Presidente de la Sociedad Cervantina del lugar de Don Quijote

        

ALCAZAR DE SAN JUAN EN FITUR 2015

CERVANTES, DON QUIJOTE Y SANCHO, SUS VECINOS MAS ILUSTRES

fit5

Ayer sábado 31 de enero, durante la celebración de FITUR 2015, la mayor feria de turismo a nivel mundial, hizo su presentación Alcázar de San Juan en el stand de Castilla-La Mancha, que celebraba el día de la provincia de Ciudad Real.

La presentación estuvo a cargo del alcalde, Diego Ortega, y de la teniente de alcalde y presidenta del Patronato Municipal de Cultura, María Jesús Pelayo. «Alcázar de San Juan, Cuna de Cervantes» fue el lema escogido para el acto.

El hecho de conservar la partida de un niño de nombre Miguel Cervantes Saavedra y su gran sentimiento cervantino y quijotesco, hacen que Alcázar de San Juan haya querido ponerse como punto de referencia como destino turístico.

fit4

La Sociedad Cervantina estuvo presente en el acto apoyando, junto con otras asociaciones alcazareñas, esta oferta para todos los que buscan pasar unos días en el interior de España atraídos por la figura de Cervantes y de sus dos personajes más importantes, don Quijote y Sancho Panza. «Cuna de Cervantes» y «Cuna de don Quijote y Sancho». Este año estamos celebrando que hace cuatrocientos años salió de la imprenta madrileña de Juan de la Cuesta la segunda parte del Quijote. Y Alcázar es, sin duda, el Lugar de don Quijote y Sancho. El único lugar, de cuantos quieren serlo, que cumple con todas las incógnitas, variables o posibles contradicciones geográficas que Cervantes describió en su obra.

La presidenta del Patronato Municipal de Cultura anunció la inminente puesta en marcha de uno de los proyectos más importantes que tendrá Alcázar de San Juan, el Centro de Interpretación Cervantino. Un edifico dedicado especialmente a Cervantes y a su obra, especialmente el Quijote, donde la lectura, talleres, jornadas cervantinas, conferencias y otras actividades dirigidas desde escolares hasta investigadores serán su objetivo. Un gran proyecto que tuvo su origen en esta Sociedad Cervantina hace más de tres años y que pronto verá su luz en uno de los edificios más singulares de Alcázar de San Juan.

Sociedad Cervantina del lugar de don Quijote

¡¡LADRAN, LUEGO CABALGAMOS!!

Por Luis Miguel Román Alhambra.- Vecino de Alcázar de San Juan y presidente de la Sociedad Cervantina del Lugar de don Quijote


Luis_ponencia2

 

Contestación al artículo publicado en el diario ABC del pasado domingo 9 de noviembre, escrito por José Rosell

Este pasado sábado, día 8 de noviembre, se nombró Hijo Predilecto, a título póstumo, a don Miguel de Cervantes Saavedra, con el voto unánime de las tres formaciones políticas que forman el actual Ayuntamiento de Alcázar de San Juan. Esto que se ha materializado este día era el sentir de todo un pueblo, que desde hace casi tres siglos ha sentido como hijo propio a Miguel de Cervantes Saavedra. ¡¡Cervantes es de Alcázar!!, así nos lo dijeron nuestros padres y abuelos, y a estos los suyos. Y así ocurre desde que Blas de Nasarre encontró una partida de bautismo en la iglesia de Santa María la Mayor y que conservamos como unos de nuestros tesoros más preciados, que dice:

“En nueve días del mes de noviembre de mil quinientos y cincuenta y ocho bautizó el Reverendo Señor Alº Diaz Pajares un hijo de Blas de Cervantes Sabedra y de Catalina López que le puso de nombre Miguel, fue su padrino de pila … de Ortega, acompañados de Julián de Quirós y Francisco Almendros y sus mujeres de los dichos”

Dice usted Sr. Rosell: “Pero me temo que acaban de perpetrar un claro y decidido insulto a la inteligencia colectiva, así como un fuerte agravio y desprecio absoluto a millones de cervantistas que brillan por todos los lugares del mundo”.

Un pueblo entero, desde labradores a maestros, desde pastores hasta médicos, a lo largo de muchas generaciones no insulta, ni agravia, ni desprecia a nadie. En el Pleno extraordinario de nombramiento, nuestro alcalde en su intervención manifestó, en varias ocasiones, que con este acto no se pretendía ningún tipo de polémica con nadie, palabras que usted no pudo oír al no encontrarse en el pleno. Y esto se ha hecho, como le he dicho antes, por unanimidad de los tres grupos políticos que forman la corporación actual y frente a una delegación de la ciudad de Guanajuato (México), Capital Cervantina de América por la UNESCO, con la que un día antes Alcázar de San Juan quedaba hermanada. Le aseguro, porque conozco mi ciudad, que esta propuesta, viniendo del partido que viniese, siempre se votaría por unanimidad, porque quien vota es el mismo pueblo.

Todos los concejales que forman nuestro Ayuntamiento son personas serias y cultas, aunque usted en su artículo, sin conocerlas, lo ponga en duda. Este nombramiento ni quita ni da votos, deje de enredar con la política, no quiera mezclar tan fácilmente la política con el sentimiento de un pueblo.

Los ediles de Alcázar de San Juan, y sus vecinos, saben restar y sumar años, no hace falta que nos falte al respeto de esta manera. Parece que usted sabe algo de la biografía de Cervantes, aunque para muchos, los verdaderos cervantistas sin contaminar como usted, una gran parte de la vida de Cervantes  sigue siendo una incógnita.

Pone usted en duda que un niño de nueve o diez años componga un soneto, una copla castellana y cinco perfectas redondillas, siendo discípulo del maestro López de Hoyos en Madrid. Le recuerdo que Cervantes está reconocido, parece que por un insigne y genial escritor como usted no, por un genio de las letras españolas y universales. Consulte y lea  biografías de genios de la escritura, música, pintura, de cualquier arte, y vea a qué edad comenzaban a manifestar sus obras. ¿No le parece algo tardía la edad del Cervantes de Alcalá de Henares, para que fuese con ya veinte años el que escribiese estas sus primeras obras conocidas? ¿Sabe usted donde estudió y se formó en su infancia y adolescencia Cervantes, para asegurar lo que usted pone en duda?

Los vecinos de Alcázar de San Juan y sus ediles, son conscientes de que se imputó a un Miguel de Cervantes un delito por herir a otro ciudadano a espada. Por supuesto que el Miguel de Cervantes de Alcázar de San Juan no pudo ser este agresor. Y, ¿Cómo explica usted que un prófugo de la justicia por este hecho, sea contratado casi inmediatamente  por un cardenal para que esté a su servicio en Roma? ¿No le parece inapropiado para un cardenal tener como camarero a un prófugo de la justicia de Felipe II? ¿No puede haber un error de identidad en el autor de este delito y el autor de La Galatea, El Quijote o El Persiles?

Nos recuerda que Miguel de Cervantes estuvo en la batalla de Lepanto. El mismo nos lo recuerda con sano orgullo en el Prólogo de las Novelas Ejemplares . ¿Es eso para un niño de 13 años, que alcanzaría el glorioso nombre de Manco de Lepanto, por muy precoz que el chaval alcazareño fuese?”  Esta pregunta que usted en su artículo nos hace es fácil de responder en una sociedad como la nuestra actual.

Usted se titula “Escritor y cervantista”.  En el Quijote, una de las obras de Cervantes, que se supone que se la ha leído, hay un pasaje en el que es el propio Cervantes que le da la respuesta a su irónica pregunta, pero en la sociedad del siglo XVI, que es la que nos interesa:

“Llevóle de nuestro lugar, siendo muchacho de hasta doce años, un capitán que con su compañía por allí acertó a pasar”. (IP, Cap LI).

Este muchacho vuelve a su  pueblo años después vestido de soldado. ¿Le dice algo lo de “muchacho de hasta doce años”, y que se va con un capitán y su compañía? ¿Con cuántos años se alistó el chaval alcazareño, nuestro Cervantes? El mismo le ha contestado, con doce.

Pero, por qué no continúa también leyendo, otra de las obras cervantinas, el prólogo de las Novelas Ejemplares, donde su autor, Cervantes, también se sincera con su edad:

“Mi edad no está ya para burlarse con la otra vida, que al cincuenta y cinco de los años gano por nueve más y por la mano”

Este dato, que cualquier lector reconoce, como no le interesa a sus pretensiones, no lo incluye en su artículo. No conoceremos con quien se está comparando Cervantes, con su edad. Es nueve años más viejo que otra persona, pero ¿Quién? ¿Su amigo, autor del prólogo de su primera parte del Quijote? Lo cierto es que nos dice él mismo que en 1613 tiene cincuenta y cinco años. Nuestros ediles saben sumar y restar, y los alcazareños también, comienzo a tener dudas ya de usted. Le voy a hacer yo las cuentas, por si acaso: si en 1613, fecha de la publicación de este Prólogo, le restamos cincuenta y cinco años, nos da su año de nacimiento, 1558. ¿Le dice algo esta fecha? Resulta que es el año del bautizo del Miguel de Cervantes de Alcázar de San Juan. El Cervantes de Alcalá de Henares es bautizado en 1547. Algo contradictorio, ¿Verdad?

Señor Rosell, el Miguel de Cervantes de Alcázar de San Juan, también pudo haberse casado con la esquiviana Catalina Palacios, ella contaría con casi 20 años y él con 26. Y estamos muy orgullosos de que el alcazareño sea el marido de la moza esquiviana, eso que no le quepa la menor de las dudas.

Este nombramiento, como le he dicho, no va en contra de nadie, ni contra ningún lugar, ni contra otras posibles hipótesis, solo reconoce un sentir de un pueblo al que usted ha faltado al respeto con su chabacanería, mal gusto  y desprecio a sus representantes, y que está desde este pasado sábado aún más orgulloso de tener un vecino ilustre como Cervantes.

Y hablando de diferencias, ahora vamos a hablar de diferencias de kilómetros, en lugar de edades. No estaría de más que un “cervantista”, como usted asegura que es, nos justificase la pretensión de Esquivias de ser el “Lugar de don Quijote”, geográficamente hablando. ¿Solo porque en sus archivos cuentan con personas de la época de Cervantes con nombres y apellidos iguales o similares a los recogidos en el Quijote? Solo acérquese a cualquier archivo de bautizos de cualquier lugar de la Mancha, de la Mancha de aquella época, y busque un poco, y comprobará como aparecen también personas con estos mismos apellidos con los que usted quiere justificar su pretensión.

Como de geografía estamos ahora hablando, creo ahora conveniente que si puede o sabe, nos pueda contestar a estas sencillas cuestiones:

1ª. ¿ Como el pretendido don Quijote, de Esquivias, podía estar enamorado de una moza, de El Toboso, cuando estos lugares se encuentran a unos 90 km en línea recta, y según Sancho Panza estaban “tan cerca” estos lugares? ¿En una jornada de camino, sobre Rocinante, es posible hacer esta distancia?

2ª. ¿Cómo es posible llegar desde Esquivias, saliendo en mitad de la noche, y encontrarse al amanecer con los molinos de viento de Campo de Criptana, si estos lugares están separados unos 100 km?

3ª. ¿Cómo es posible que su pretendido don Quijote de Esquivias, se encuentre de frente volviendo a casa, desde la venta donde es armado caballero, con unos mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia? ¿Sabe usted dónde se encuentra Toledo y Murcia, y por donde transcurría el camino que unía estos lugares desde tiempos de los romanos?

Puedo seguir haciéndole más preguntas, pero lo haré cuando me conteste solo a estas tres. Quizás tenga que consultar.  Pero no me conteste  con argumentos tan manoseados o recurrentes como que el Quijote solo es una obra de ficción, o que son contradicciones del autor, …

Muchas de estas cuestiones se han tratado en Alcázar de San Juan, en el I Congreso sobre “El  lugar de Cervantes y el lugar de don Quijote”, que se ha celebrado este sábado, el mismo día del nombramiento de Cervantes como Hijo Predilecto de esta ciudad. Se han expuesto catorce ponencias, muy dispares y contradictorias, pero escuchadas con mucho respeto por todos, incluida la que expuso don Sabino de Diego sobre Esquivias. Seguro que con personajes como usted esto no habría sido posible hacerlo.

Desde luego, usted es libre de insultar a Blas de Nasarre, el bibliotecario mayor del rey Fernando VI, ejecutor del encargo del duque de Híjar de buscar en la Mancha el lugar de Cervantes, doctor, catedrático y miembro de la Real Academia Española de la Lengua, calificándolo en su artículo de “indigente mental”, “amañador”, “falsificador” o “cavernícola”, pero deje en paz a un pueblo y a sus ediles, democráticamente elegidos, que solo han querido reconocer a un vecino, que bien pudo ser el autor del Quijote, tal y como se nos ha ido transmitiendo de generación en generación por nuestros mayores.

Como vecino de Alcázar de San Juan, no puedo admitir que usted ofenda a mis ediles pues nos representan a todos los alcazareños, ni mucho menos a la memoria de nuestros antepasados, solo por el mero hecho de que no coincidan nuestros pensamientos y documentos con los que a usted conviene.  Y como simple lector del Quijote, que soy, le aconsejo, si su soberbia se lo permite aceptar, que lo dudo ya muchísimo, que lea el Quijote. Esta obra de Cervantes, tiene datos que podría tener en cuenta antes de querer apropiarse de algo que no le corresponde, ni le puede corresponder.

Ahora seguirá usted con sus exabruptos maleducados en prensa y radio, aprovechándose de su condición privilegiada en los medios. Es de esperar de un personaje como usted. Y no mienta cuando dice que un vecino de Alcázar al terminar el Pleno dijo: “Ahora, a esperar que se llene el pueblo todos los días de gente dispuesta a tomar cañas”. Usted no estuvo presente, ni en el Pleno ni en Alcázar de San Juan el sábado. Y quien miente, solo es un mentiroso.

¡Ladran, Alcázar de San Juan, luego cabalgamos!