La Sociedad Cervantina de Alcázar coordinó otra exitosa edición de la ruta guiada «Alcázar de Cervantes»

Se desarrolló en la mañana del domingo 13 de noviembre con una de las mayores asistencias de público a esta actividad 

Alcázar de San Juan, 14-11-2022.-  Enmarcada en el desarrollo de las IX Jornadas Vino y Bautismo Qervantino que organiza el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, ha tenido lugar una nueva edición de la ruta guiada “Alcázar de Cervantes” que coordinada por la Sociedad Cervantina Alcazareña recorrió en la mañana del domingo 13 de noviembre los principales lugares de la ciudad que están vinculados con Miguel de Cervantes y su obra.

El público asistente se reunió en torno a la estatua El Hidalgo y su gato de José Lillo Galiani, ubicada en la plazuela junto a Aguas de Alcázar, desde donde comenzó el itinerario a pie.

Sucesivamente los participantes en la ruta han conocido la historia del Quijote Cósmico en la Plaza de Palacio, escultura realizada por Santiago de Santiago que es gemela de otra colocada en la ciudad mexicana de Guanajuato, ambas donadas por Eulalio Ferrer, que unen de forma indisoluble a las dos ciudades cervantinas de ambos continentes y que se hermanaron en el año 2014. También allí conocieron que la afición al Quijote le vino a Eulalio Ferrer en la Guerra Civil española, en la ciudad de Port-Vendres (cuando se dirigía al campo de concentración de Argelés-sur-Mer), ciudad en la que un miliciano extremeño le cambió un Quijote en edición de calleja de 1902 por una cajetilla de tabaco.

En el atrio de Santa María, han conocido todo lo relativo a la partida de bautismo de Miguel de Cervantes Saavedra fechada en 1558 y que se encuentra en la Casa Parroquial de Santa María la Mayor. La partida de bautismo la encontró Blas de Nasarre y Férriz -Bibliotecario Real- en 1748 casi cinco años antes que la encontrada en Alcalá de Henares.

Esta iglesia es declarada parroquia en 1226 parroquita y pasa a pertenecer a la Orden de San Juan, que dedicó la iglesia a la Asunción de Nuestra Señora. El propio rey Alfonso X el Sabio en el siglo XIII en sus famosas cantigas dedicaba el número 246 a la aparición de la Virgen en Alcázar.

Pocas personas saben que, en un breve periodo durante la República, nuestra ciudad cambió su nombre de forma oficial por Alcázar de Cervantes, siendo identificada así en toda documentación oficial correspondiente a este periodo.

Los asistentes hicieron una breve parada en la calle San Juan, justo en el lugar en el que según se explicó a los presentes, estuvo la casa de don Juan López Caballero, que del matrimonio con Inés de Cabrera tuvo tres hijos, Catalina Vela, Pedro Barba y Juan Barba (nótese la diferencia de apellidos entre hermanos ya que entonces no era obligatorio registrarse con el primer apellido del padre y el primero de la madre, como en la actualidad). Según las crónicas de la época dos caballeros llamados Pedro Barba y Gutiérrez Quesada, salieron de Castilla para cumplir una misión de armas en la corte de Felipe de Borgoña, midiéndose en duelo con los hijos bastardos del conde San Polo, y en el capítulo XLIX Primera Parte del Quijote, refiriéndose a estos dos personajes dice don Quijote: «de cuya alcurnia yo desciendo por línea recta de varón».

También se explicó a los asistentes a  la ruta que un bisnieto de Juan López Caballero, que vivía en la misma casa, llamado Alonso Gutiérrez de Quijada había perdido la razón y su mujer, Teresa de Mendoza, pide en su testamento que la justicia nombre a su yerno Pedro de Cervantes -primo hermano de Miguel de Cervantes-, tutor de su hija Clara de 8 años, para proteger su patrimonio de la demencia de su padre: «que no tiene juicio y le está defendida la administración de los bienes» tal y como Cervantes describe en el capítulo I a Don Quijote.

En la plaza de la de la Rubia del Rosquero (hoy Plaza de Cervantes, donde hay un monolito dedicado al escritor), conocieron el lugar donde se ubicó la casa en la que nació el Miguel de Cervantes y Saavedra, en el que se recordó la figura del moteño Fray Alonso Cano Nieto quien fue uno de los grandes valedores de Alcázar de San Juan como cuna del Quijote por la tradición oral que le había llegado, transmitida de forma directa a través de personas que habían vivido en la época del escritor, como fueron los abogados Rodrigo Ordóñez de Villaseñor (coetáneo de Miguel de Cervantes), Francisco de Quintanar y Úbeda, que fue pasante del anterior  y Juan Francisco Ropero y Tardío, quien puso al corriente de Fray Alonso Cano de la tradición cervantina de Alcázar (como queda recogido en el Proemio a la edición de 1870 de la Real Academia Española realizado por el militar y académico Vicente de los Ríos), que se había ido transmitiendo desde la época del propio nacimiento de Miguel, y que se prolonga ya por cuatrocientos sesenta y cuatro años.

Por estar ausentes de la Plaza de España las estatuas don Quijote y Sancho, iconos de de nuestra ciudad, realizada por el escultor Marino Amaya, omitieron la visita que es donde suelen acabar las rutas guiadas y concluyó esta visita en la misma Plaza de Cervantes.

Luis Miguel Román, Manuel Rubio y Alonso M. Cobo, son los miembros de la Sociedad  Cervantina alcazareña que han guiado la ruta y ofrecieron , y a quienes -una vez acabado el recorrido-, los asistentes les manifestaron encontrarse gratamente sorprendidos por la cantidad de curiosidades de la ruta, comprobando la cantidad de elementos que vinculan la ciudad de Alcázar de San Juan con Miguel de Cervantes, nuestro universal escritor.

 Sociedad Cervantina de Alcázar de San Juan

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s